HORTALIZAS

 

COLES DE BRUSELAS

 

 

COLES DE BRUSELAS

 

Las coles de Bruselas también conocidas como “Repollos de Bruselas” tienen como nombre científico Brassica Oleracea variedad gemmifera. Su cultivo es invernal y se caracterizan por su pequeño tamaño. Son realmente iguales a las coles comunes pero en miniatura midiendo entre 2,5 y 4 centímetros de diámetro. Lleva el nombre de la capital belga ya que allí se originó su cultivo. Tiene una cantidad importante de vitamina A, vitamina C y ácido fólico.

 

 

 

Las coles aparecen pegadas a un largo tallo en forma de brotes y su recolección está prevista cuando presentan una textura firme y un color verde intenso, aunque existen variedades de colores rojizo y morado. El sabor es ligeramente dulzón pero con un tamiz delicadamente amargo.

Su historia es relativamente moderna, tenemos constancia de su existencia desde principios del siglo XIX en las cercanías de Bruselas y se la conocía como “choux de Bruxelles”.

En términos gastronómicos es una verdura de invierno como sus parientes las coles comunes. Es cuando está en su apogeo organoléptico. Se preparan hervidas con agua y sirven de acompañamiento a otros tubérculos como las patatas. Su sabor dulce a nueces las hace especialmente indicadas para acompañar todo tipo de carnes y embutidos.

 

 

El método más usual para preparar las coles de Bruselas es hacer un par de incisiones con un cuchillo en forma de cruz en la base del pedúnculo y posteriormente eliminar, o pelar, las hojas superficiales (a veces algo descoloridas) que quedan sueltas debido a estas incisiones. Existe la creencia popular de que son cortadas con este corte cruzado en su base para que lleguen a cocer antes, otros cocineros dicen, por el contrario, que así se deja repartir el aroma de la col por toda la col durante el cocinado.

Como hemos recalcado anteriormente, las coles de Bruselas tienen un alto contenido en vitamina A, B, Betacarotina, ácido fólico, calcio, potasio y hierro. Suelen estar presentes en las dietas con alto contenido en sales minerales y fibra.

Normalmente se cocinan crudas pero también tienen una gran aplicación culinaria conservadas en conserva generalmente en salmuera.