GERARD CABEZUELO

 

Barcelona, 1965

20 AÑOS EN LES GARRIGUES

REGIDOR LES BORGES BLANQUES, 2011-2015

RADIO LES BORGES, locutor, editor

 

RADIO JUNEDA , locutor

 

Productos de proximidad y globalización de la miseria.

 

Una sociedad bombardeada continuamente con inputs creados por los Psicópatas que nos gobiernan y difundidos por los medios de comunicación financiados, subvencionados y dirigidos en la sombra por estos mismos Psicópatas, es una sociedad agredida, manipulada, torturada y sumisa a las tendencias, modas, estereotipos y estilo de vida que le conviene al “Sistema”. Un “Sistema” con los recursos económicos suficientes para organizar conflictos armados, instaurar o destituir Gobiernos, manipular el coste de las materias primas tanto industriales como alimentarias, crear crisis y a nivel social, hacernos partícipes y actores de sus componendas. Todo esto que una persona despierta debería tener claro, pasa desapercibido para la inmensa mayoría de personas que sin aplicar criterios propios, creen y acatan sin paliativos, todo lo que los dueños dictan.

 

Últimamente, nos sirven en bandeja y a todas horas, imágenes sobrecogedoras de personas refugiadas que por causa de conflictos armados se han visto obligadas a migrar de sus hogares y países. Personas con nombres y apellidos han sufrido el horror de la guerra, las deportaciones, torturas, violaciones y otras felonías que todos podemos imaginar. La cuestión es: acogemos refugiados y abrimos fronteras o destinamos todos los recursos adecuados en orígen para ofrecer un futuro digno para estos seres humanos?. Acoger y abrir fronteras es subvencionar y condenar en la mayoría de los casos a vivir de la caridad o ayudas institucionales. ¡Hagámoslo si se desea!; los resultados, dentro de un tiempo. Por el contrario, la ayuda en orígen crea inversión, puestos de trabajo, desarrollo territorial y nadie deberá desarraigarse de su cultura, religión, costumbres etc. Si hubiera voluntad política o mercantil y la suficiente presión social,se crearían zonas seguras de paz, donde la reconstrucción material y moral de las personas afectadas sería posible. ¿Sabéis que ya existen zonas seguras en Irak, Siria o Libia?. Son las Zonas de extracción de petróleo, gas y minerales. ¿Casualidad o causalidad? Lo dejo a su modo de pensar. Problema: el “establisment” de Psicópatas que gobierna el mundo no quieren ayuda en orígen. No desean testigos de las tropelías que harán para reconstruir las zonas devastadas por la guerra. No quieren testimonios del robo y expolio que harán con la riqueza natural de estos países. No quieren contratar personas autóctonas. Claro, siempre estarán los mercenarios nacionales que colaborarán. Si hablamos concretamente de Irak, las empresas encargadas de reconstruir infraestructuras, redes eléctricas, centrales eléctricas, gaseoductos, instalaciones petroleras, etc. ninguna es de capital autóctono. Pero vamos más allá. Todos los trabajadores dedicados a estas tareas, son de las Filipinas, Vietnamitas o del Congo Belga,  si así lo desea.

 

¿Valor añadido que dejan estas multinacionales en el territorio?. ¡Ninguno!. Eso sí, pagan la seguridad para mantener estas zonas fuera de todo conflicto. Libia, Irak, Siria y más que vendrán ... ¿Quién crea y quién sale beneficiado de estos conflictos?. No quiero refugiados en mi casa. Quiero toda la ayuda económica y técnica para que ninguna persona tenga que huir de su país. Quiero una gestión humana y digna de los recursos naturales y que la ciudadanía autóctona salga beneficiada. Acoger refugiados es hacer un seguimiento del “Sistema”. Y ya sabéis qué pie calza el mismo.

 

Consumir productos de proximidad para beneficiar a los productores del territorio como estrategia de lucha en contra de la globalización económica mundial pero a la vez globalizamos miseria. No queremos manzanas de China o plátanos de Colombia, pero estamos de acuerdo en desarraigar personas. 20.000€ al año y creo me quedo corto, costará mantener una familia de cuatro personas refugiadas en nuestro país. Por el contrario, con estos 20.000€ en su casa crearíamos un efecto económico multiplicador que todos podemos entender. Cada refugiado que entre en nuestra casa es una derrota a nivel individual y colectiva de todos aquellos que quisiéramos cambiar el mundo. Las personas, los seres humanos, deben ser soberanos de sus vidas, tienen que trasladarse de un país hacia otro de forma voluntaria y no como consecuencia de las políticas expansionistas de determinados países en manos de élites económicas mundiales.

 

 Entiendo que quizás pensaréis que soy insolidario, racista o incluso “nazi” no me importa lo que pensáis. ¿Salimos a la calle, luchamos y si es necesario condenamos a quién haga falta, pero no le hacemos el juego a Psicópatas?.

¿Estáis dispuestos a correr riesgos o sólo a llenar la boca de eslóganes "solidarios"?. Todo mi respeto por las personas de buena voluntad que os estáis movilizando para abrir fronteras y "recoger", vosotros usáis las palabras “acoger refugiados”. Yo, si me lo permitís esta vez adoptaré una actitud pasiva. “Acoger” es un parche que no soluciona el futuro de estas personas. Ahora bién, si haciendo esto vuestras conciencias saltan de alegría, ¡adelante!.

 

 Por cierto y sin ánimo de molestar: En donde resido, Les Borges Blanques, ya tenemos refugiados. Unos son de color negro, sin papeles ni ayudas públicas. Se pueden encontrar cada mañana en la Plazoleta de los jardines del Terrall esperando que alguien los contrate de forma ilegal para trabajar en el campo. Otros son blancos, parados de larga duración. La PIRMI, 420€ al mes, enfermos crónicos con un 64% de discapacidad que no perciben prestación de ninguna administración, desahuciados o empresarios arruinados. Bueno no sé. Si tan solidarios somos, ¿podríamos empezar por lo que ya tenemos no?. Como dice aquel proverbio budista: “Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, date tres vueltas por tu casa” . Otra vez sin ánimos de ofender a nadie. Os invito a pasear cualquier domingo por el Mercado de Antigüedades y Segunda Mano de Les Borges Blanques. Mercado donde se mezclan anticuarios de prestigio, si no los conocéis, el día que deseéis os los presento y gente humilde que cuya única fuente de ingresos es la venta de ropa y material de segunda mano. Todo ello debido a que somos muy hipócritas. Los mismos productos de segunda mano que podemos encontrar cada domingo en Les Borges, también los podemos adquirir en tiendas especializadas de Lleida, Zaragoza o Barcelona y aquí les acusamos de vender material robado. Mala fe, desgaste político del actual equipo de Gobierno o quizás os sobran "Los Moros" del Mercado. Todo ello encerrado en una incongruencia que clama al cielo. Gente, personas, seres humanos que intentan ganarse el pan, no tienen cabida en nuestra sociedad “borgenca”. Pero al mismo tiempo desestimáis la “Ayuda en Orígen” y deseáis acoger refugiados en Borges. ¿Los acogeréis en vuestra propia casa tal vez?. ¡Ya tenemos refugiados en Les Borges Blanques!. Os lo adelanto como amenaza: En el próximo artículo daré mi opinión sobre quién SÍ debería ser considerado "Refugiado" en último término y quién NO. Que como dicen más allá de la Franja de Ponent, “no es oro todo la que reluce”

 

 

Gerard Cabezuelo.

 

Les Borges Blanques.