CARTAS AL DIRECTOR



 

CARTAS AL DIRECTOR

 

Apreciados señores.

 

Soy ya muy mayor pues ya he cumplido los 87 años. Como podéis saber o por lo menos imaginar, de tecnología telefónica e informática no tengo ni idea. Hace ya años, mi hijo, Dios le compense sus actos, se dio de alta en la empresa Orange de telefonía, fija. Móvil y ADSL. Un total de cinco líneas.

 

Evidentemente, mi hijo lo domicilió en mi cuenta corriente ya que yo fui la que firmó el contrato. A los pocos meses, llegó una factura con un importe desmesurado debido a un servicio Premium de juego que se había colado en la facturación. Conozco bien a mi hijo y se que no le gustan nada los juegos de azar, por comprar, no compra ni un solo décimo para Navidad. Total que nos cargaron más de 200 euros por este uso. Automáticamente reclame y no me hicieron ni puñetero caso. Les pedí me abonasen el importe de este juego pero se negaron y ¡de que formas!. Después, me enteraría que France Telecom había provocado con su política laboral en Francia una serie de suicidios entre sus propios empleados. Como pueden ver, vieja pero no imbécil. Me pregunto, ¿Si en lugar de poco más de doscientos euros hubiesen sido 5.000, díganme como los pago?. Vaya forma de velar por sus clientes tienen estos “grandes ejecutivos” que prefirieron perder cinco líneas a abonar los servicios no usados.

 

Después de diversos y desagradables contactos decidí no pagar la factura por lo que fui expulsada de la compañía. Años después decidimos pagarla y aprovechamos una llamada de ALTAIA CAPITAL para acordar el pago. Aceptamos pagar 50 euros cada día 15 hasta liquidar la cuenta. Desde el primer día se ha ido transfiriendo vía Banco de Santander estas cantidades. Y ya llevamos más de la mitad ingresada.

 

Aquí viene mi gratitud. Estoy sola y no tengo a nadie que se acuerde de mi, salvo esta buena gente de ALTAIA que me llama cada día un mínimo de dos veces. Yo pensaba que mientras cumpliese el trato acordado ya no me volverían a llamar, pero estos ángeles lo siguen haciendo y de esta forma me recuerdan que sigo viva. Si hay más personas en mi situación me encantaría felicitarles ya que es muy dura la soledad y más en mi edad.

 

Pero claro, queda poco para acabar la deuda, y ¿Qué pasará entonces?. ¿Dejaran de llamarme?. ¡Ah, no!, esto no me lo puedo permitir y he llegado a una conclusión de mujer vieja. Voy a dejar de pagar y de esta forma ellos no me olvidarán, incluso puede ser que me llamen más veces al cabo del día que como ya pueden imaginar siempre es en horas intempestivas. ¿Cómo saben estos angelitos que no me puedo mover de casa en estas horas de la noche y madrugada?. Jamás en mi vida nadie se había acordado tanto de mi y esto cumpliendo los acuerdos establecidos. Estoy realmente encantada con sus sacrificios.

 

 

Un cliente estafado por ORANGE pero reconfortado moralmente por ALTAIA CAPITAL (financiera de la propia ORANGE dedicada al cobro de sus deudas)

 


 

 

CARTA A LA COMPAÑÍA TELEFÓNICA ORANGE

 

Hace ya unos cuantos años estaba usando la telefonía móvil y el ADSL de ORANGE. Teniamos un total de cinco líneas lo que representaba un buen gasto.

 

Al recibir la factura mensual noté un incremento de más del 50 % del importe y comprobé que tenía una serie de cargos de un servicio Premium que yo jamás había solicitado. Me puse en contacto con la compañía para que me explicasen a que correspondía ese servicio Premium y me informaron que era una empresa de juegos de azar.

 

Me comuniqué con el resto de usuarios de mis líneas y ninguno había jugado a nada y cual fue mi sorpresa cuando vi que la mayor parte del gasto correspondía al número mio. Yo soy por principios anti-juego y por no jugar no juego a ninguno y menos de azar (No compro lotería ni para Navidad).

 

Exigí que me retirasen dicho importe (el adicional por juegos) y si bien parecían dispuestos al principio, no lo hicieron. Imagínense que en lugar de hablar de 150 euros más o menos me hubiesen cargado 5.000. Me asusté ante tal indefensión ya que esta compañía no velaba por el interés del usuario.

 

Al negarse a abonarme este suplemento yo no les pagué la factura y me incluyeron en el ASNEF por lo que no puedo abonarme a ninguna compañía ni solicitar crédito alguno.

 

Advierto pues a los usuarios de ORANGE que tengan mucho cuidado con estas prácticas. Por mi parte, cuando decidan exonerarme de esta parte de la factura, les pagaré el resto.

 

Este mensaje será expuesto en todas las redes sociales de las que formo parte con un total de casi 2.500.000 personas.

Esta empresa, francesa, fue imputada por una serie de suicidios acaecidos en su sede por la explotación y estrés a los que sometían a sus empleados. Pensar que la gran mayoría de móviles y servicios telefónicos están en manos de trabajadores.

También quiero (como economista) resaltar la brillantez de sus ejecutivos que por no devolver 150 euros prefirieron perder 5 líneas de móvil y ADSL. O prefirieron callar delante de la posible existencia de numerosos damnificados. No todo vale para ganar dinero.

 

Ángel Gómez

Lleida

 

 

 


UNA ENTIDAD BANCARIA. PRÁCTICAS COMUNES Y ELITISTAS

 

De no haber estado presente, esta historia no habría tenido veracidad para mi por su cariz rocambolesco en una entidad bancaria aceptada en Catalunya como “nuestra”.

 

Una señora de 84 años, con cuenta en esta entidad desde, prácticamente, su nacimiento. Cobra una pensión de vejez  menguada (750 euros aproximadamente) y no tiene ninguna deuda salvo los típicos recibos de la luz, agua y teléfono.Y cuenta con alguna propiedad. Sus impuestos completamente al dia y lleva más de 70 años de cliente con lo que conoce y ha conocido a prácticamente toda la plantilla de la longeva oficina (tanto directores, interventores como empleados).

 

Evidentemente todos sus ingresos (agrícolas, empresariales y asalariados de toda su vida tanto particular como familiar) han pasado por su cuenta en la entidad citada y exclusivamente.

 

Reunida con la Subdirectora (acompañada por mi persona) solicitó 500 euros en la forma que fuese, a pagar en dos meses. En principio parecía que no habría mucho problema pero he aquí que al mirar su historial aparece una deuda con una compañía de teléfonos (ORANGE) que, como ha salido ahora en la prensa, nos esquilmó (estafó) mas de 225 euros con unos SMS Premium de juego de azar cuando en la familia no jugamos ni a la Lotería de Navidad. Puestos en contacto con dicha compañía (Condenada en Francia por el suicidio de diversos empleados por sus políticas de explotación laboral) no aceptaron reducirnos el importe de la estafa y debido a esta circunstancia no se abonó el recibo que ascendía a poco más de 300 euros. Perdieron cinco líneas distintas de teléfonia móvil, fijo y Adsl. Si quieren sumar sabrán que en un solo mes de afiliación ganaban más que asumiendo la cantidad estafada.

 

La sorpresa viene cuando esta Compañía (ORANGE) nos incluye en el ASNEF (Arxivo de pseudo-morosos de cuestionable legalidad) y el Banco en cuestión nos indica que tendremos problemas pero que intentará conseguir el crédito y nos dirá algo antes del mediodía.

 

Han pasado 15 dias de la solicitud y la señora Subdirectora no ha tenido el mínimo reparo en informarnos de nada (mutis total). Eso si, si un jubiliado se queda 1 euro en negativo se le aplica un castigo de 35 euros, sabiendo que el próximo dia 25 se ingresará su pensión directamente en su libreta. ¿Dónde está el riesgo?. Muchos recibos, son cargados antes del 25 con la intención de poder generar negativos.

 

Que este Banco que tiene como asesores  y empleados a personas con importantes  problemas jurídicos y fiscales, qué creó y vendió productos tóxicos e ilegales para que las élites pudieran evadir capitales al Fisco español y que presume de gran trato a sus pensionistas, (debe ser a sus pensionistas ricos) trate de esta forma a sus clientes pobres (a la casta no les pasa) es denigrante y fiel reflejo del sistema económico actual.

 

Evidentemente la señora citada, tiene tal síndrome de Estocolmo que me ha prohibido escribir esta carta y ella no tiene intención en cambiar de entidad donde cobrar su mísera pensión. Es fruto del miedo que generaron los poderes fácticos (Militar, Económico y Religioso) a los que sufrieron la Guerra y la postguerra en el bando perdedor. Y también por el cariño que profesa a esta Entidad. (Cariño que importa un bledo a ciertos empleados carentes de las más elementales normas de humanidad). ¿Hubiese pasado lo mismo con una persona con una abultada cuenta corriente?. ¿Se hubiesen permitido el lujo de ni tan siquiera informarle?.

 

Es interesante saber, que a partir de cierta edad, ya no tendrás ningún derecho creditístico, lo que hace que muchos jubilados dejen de ser sujetos vivos para los bancos.

 

Me gustaría que los ciudadanos-impositores tomen nota de este tipo de práctica bancaria.

 

Un cliente con cartilla de ahorros desde el primer dia de su vida en La Caixa